15. Presente y futuro

Progresivamente el punk rock fue desapareciendo de los escenarios de la isla a partir de 2007 y 2008. De la misma manera que los grupos grupos más grandes habían empujado la escena hasta su punto más alto, la falta de actividad de muchos acabó derivando en el abandono de muchos músicos bien por cambios de estilo y de grupos o porque directamente salieron del circuito musical en general. Los últimos coletazos de la escena los protagonizaron las nuevas generaciones como Main Line 10, Lack of Blame o No Advice, quienes conseguían llenar aun cuando el movimiento estaba en plena decadencia la sala Casino Royale de la Plaza Gomila.

Desde entonces, en Mallorca sobreviven a contracorriente algunos grupos que siguen fieles al género: Main Line 10 insta a convertirse en una de las formaciones de punk rock mallorquín más longevas, ya que recientemente cumplieron los 10 años desde que empezaron a tocar. Aunque tuvieron un parón de un año, están preparando el tercer álbum y una gira europea para finales de 2015. Dani Amengual, batería del grupo, comparte sus baquetas con Limber, uno de los últimos grupos emergentes de hardcore melódico (o positive hardcore, como se autodefinen ellos). En la zona norte de la isla también se mantiene un reducto de la escena, por una parte de la mano de Theverlong en Pollença, con miembros de Acme y Gatlink; y por otra, No More Time desde Alcudia, con Julio de Shaking All Over.

Además de éstos, se han unido antiguos miembros de bandas para rendir tributo a los grupos de su juventud, como BlenderHeads versionando Bad Religion y The Burnouts, que homenajean a Green Day. Es otra manera de mantener un vínculo con el género sin las exigencias de un grupo original.

Por otra parte, a principios de 2014 surgió la iniciativa del Guarpet Tur, un pequeño festival cuya intención es reunir a las antiguas bandas de punk rock mallorquinas una vez al año. El nombre del festival proviene de la pronunciación en catalán de un festival ambulante de punk rock que fue muy famoso durante los 90, el Warped Tour. La iniciativa de este concierto revival parte de The Rawk, una humilde promotora de conciertos capitaneada por Juan Verdera y algunos amigos que, además de organizar conciertos de grupos locales y nacionales en la isla, recientemente consiguieron la visita de Antillectual a Mallorca. También gracias a The Rawk y, sobre todo, a Sebas Verdikt, en la última edición del Guarpet Tur se publicó un recopilatorio llamado “Mallorca Punk Rock” en formato cassette y en digital que incluía canciones de las bandas de la época, algunas de ellas inéditas.

El centro de operaciones podríamos ubicarlo en el bar Atomic Garden de Palma, un templo del punk rock y hardcore melódico, del cine, y de las cervezas de importación que desde hace años se convierte noche tras noche en un punto de encuentro habitual, entre otros, de músicos y antiguos componentes de las bandas de punk rock mallorquín.

guarpet2
dani

Submit a comment